Verónica García Castelo, nueva presidenta de la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid

Verónica García Castelo, nueva presidenta de la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid


ShopyMoon - Climatización & Hogar

Verónica García Castelo ha sido elegida presidenta de la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM) en la Asamblea General de socios que se ha celebrado en Madrid, y que ha contado en su inauguración con la presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y del alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida. La nueva presidenta quiere dejar de lado la división social para generar oportunidades de empleo, estables y bien remuneradas en el seno de la empresa familiar, defendiendo la visión de este tipo de empresas.

Verónica García Castelo es la CEO de los hoteles Orfila y Heritage, dos establecimientos de cinco estrellas en Madrid que son, además, los dos únicos de la capital que forman parte de la prestigiosa asociación Relais & Châteaux. Es graduada en Administración y Dirección de Empresas por la European Business School University; cuenta con un máster en gestión hotelera por la Universidad Politécnica de Madrid y ha seguido el programa de Dirección y Gobierno de Empresas Familiares de la IE Business School.

La nueva presidenta de ADEFAM sucede en el cargo a Victoria Plantalamor, que ha desempeñado esta responsabilidad los últimos cuatro años, y junto a ella han pasado a formar parte de la Junta Directiva Raúl Lozano, presidente ejecutivo de Redur; Juan Luis Yagüe, CEO del Grupo Educativo Casvi; y Santiago Alió, socio director de Audalia Nexia.

Completan este órgano de dirección Arturo de las Heras, Presidente del Grupo CEF.- UDIMA; Natacha Apolinario, Socia Fundadora y Directora General de Sushita; Iñaki Arbulu; CEO de Grupo Arbulu; Eva María Belinchón, CEO de MASER Group; Javier Pérez Jiménez, Director General de VP Hoteles, y Eva Toledo Martínez, Consejera Delegada de Grupo Inmobiliario Altosa.

Centrarse en el crecimiento y el bienestar

En su primer discurso como presidenta de ADEFAM, Verónica García subrayó ante el auditorio la relevancia social y económica de las empresas familiares. «Las Empresas Familiares -afirmó- han sido protagonistas destacadas de la modernización de la economía y la sociedad española en los últimos 45 años y representan un pilar fundamental para el desarrollo económico futuro de nuestro país. Hemos contribuido a mejorar la vida de las personas y somos la base del estado de bienestar«.

A este respecto, basta recordar que El 90% de las empresas privadas en España son familiares, lo que representa alrededor de 1,1 millones de empresas. Sólo en la Comunidad de Madrid, cerca de 168.000 empresas, el 89,6% del total, pueden considerarse familiares, y en conjunto generan casi el 70% del empleo privado y aportan cerca del 60% del PIB de la región.

La nueva presidenta de ADEFAM se lamentó del actual ambiente general de crispación y de división social, que «termina distrayéndonos de lo principal: conseguir que España funcione cada día mejor y logremos crear cada día más puestos de trabajo estables y bien remunerados y multiplicar las oportunidades para que la gente».

Asimismo, señaló que uno de los principales objetivos que se ha marcado al frente de ADEFAM es continuar «trabajando en la difusión y promoción de la imagen de las empresas familiares en cuantos ámbitos nos sea posible», dado que «el discurso institucional no siempre es complaciente con las empresas ni con el papel crucial que desempeñan».

A este respecto, anunció que ADEFAM «defenderá los valores de la empresa y de las empresas familiares en particular, y abogaremos por conseguir seguridad jurídica y simplificación regulatoria como las mejores fórmulas para crear ese entorno propicio para que nazcan nuevos proyectos empresariales».

En su diagnóstico del contexto económico-empresarial Verónica García señaló como uno de los mayores problemas estructurales de la economía española el reducido tamaño de sus empresas en comparación con la media de los países de la UE. «Esta realidad genera un problema de productividad y de competitividad, que se traduce en peores condiciones de acceso a financiación, a la innovación tecnológica, a la captación de talento o al abordaje de mercados exteriores», dijo.

Plan-país para que las empresas ganen tamaño

Por ello, propuso el diseño de «un plan-país para apoyar que las empresas ganen tamaño y, de esa manera, multipliquemos exponencialmente la generación de riqueza y el bienestar. Necesitamos para ello incentivos fiscales y regulatorios que no disuadan ni de la inversión ni del crecimiento empresariales».

De la misma manera, reivindicó la opción por modelos de colaboración público-privada para resolver los retos más importantes que tiene ante sí la economía española. Uno de ellos sería resolver «la paradoja de que las empresas tengan dificultad para encontrar talento mientras mantenemos unas tasas comparativas de desempleo, y en especial de desempleo juvenil, más altas que las del resto de Europa». «Queremos aproximar el mundo de la Universidad al de la Empresa, y fomentar todo lo posible el modelo de Formación Profesional Dual», aseguró.

Concluyó su primera alocución ante los empresarios familiares de Madrid poniendo solicitando un marco regulatorio estable y predecible. «Las empresas familiares somos parte fundamental de la sociedad y necesitamos de un entorno empresarial estable y predecible, que sea respaldado por un marco regulatorio que preserve la libertad, que no ponga barreras ni cortapisas a la empresa. Precisamente es en los países con mayor libertad donde las empresas prosperan y crean riqueza para toda la sociedad, haciendo sociedades con mayores oportunidades para todos sus ciudadanos y más elevadas cotas de bienestar», afirmó.

WhatsAppTwitterLinkedinBeloudBeloud

En www.eleconomista.es

ShopyMoon - Climatización & Hogar