Un 25% de la población vivía en 2021 en hogares con gastos superiores a sus ingresos

Un 25% de la población vivía en 2021 en hogares con gastos superiores a sus ingresos


ShopyMoon - Climatización & Hogar





Un 25% de la población vivía en 2021 en hogares cuyos gastos habían superado a los ingresos en los últimos 12 meses, según datos de la Encuesta de Competencias Financieras publicada este martes por el Banco de España.

En comparación con 2016, el último año en el que se realizó esta encuesta, el porcentaje de individuos que viven en hogares donde los gastos superaron a los ingresos ha pasado del 28% al 25%. La caída más acusada se registró entre los menores de 34 años y los inactivos.

La vulnerabilidad económica de los hogares parece haberse reducido ligeramente en comparación con 2016, como ha asegurado el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, en la presentación del documento.

Según el Banco de España, las competencias financieras de la población española se reflejan en los modos de financiación del gasto cuando este excede a los ingresos. De acuerdo con el informe, el porcentaje de población vive en hogares cuyos gastos han superado a los ingresos es más elevado entre los individuos con menores recursos, como aquellos con un nivel de educación inferior a bachillerato (32%), los desempleados (43%), quienes residen en hogares con rentas menores de 15.000 euros (43%) o aquellos que residen en hogares que no son propietarios de su vivienda principal (37%).

De hecho, Gavilán ha señalado que los hogares que viven en alquiler son «particularmente vulnerables» con una capacidad de ahorro limitada.

También es más elevado entre los individuos que no nacieron en España (41%). Además, una mayor proporción de mujeres (28%) que de hombres (23%) reside en hogares en esta situación. Asimismo, el informe refleja que el porcentaje de personas que residen en hogares cuyos gastos exceden a sus ingresos varía poco por edad, aunque alcanza el 29% entre los individuos de 45 a 54 años (4 puntos por encima de la media de la población del estudio).

Recurren a ahorros y al crédito informal

Más de la mitad de los hogares que tuvieron gastos por encima de sus ingresos (55%) ha financiado la diferencia con ahorros. La segunda fuente de financiación más importante fue el crédito informal (el que proveen amigos o empleadores), un recurso al que ha recurrido en torno a una de cada tres personas (35%).

A continuación, un 14% de quienes tuvieron gastos por encima de sus ingresos ha recurrido a crédito con garantía real o tarjeta de crédito y un 13% a descubiertos o a retrasar pagos, mientras que un 8% ha hecho uso de préstamos personales. El recurso menos utilizado fue el de ayudas públicas o privadas (3%).

Las fuentes de financiación en caso de que los gastos sean mayores que los ingresos difieren entre grupos. Entre quienes tuvieron gastos superiores a sus ingresos, el uso de ahorros crece con el nivel educativo. Así, utilizaron sus ahorros el 47% de los hogares en los que el individuo entrevistado tiene educación inferior a bachillerato, mientras que el porcentaje aumenta al 73% entre los entrevistados con educación universitaria o equivalente.

El porcentaje de quienes recurren a ahorros para cubrir gastos superiores a los ingresos es también mayor entre los que trabajan o están jubilados (ambos en torno al 60%) que entre los desempleados (43%) e inactivos (55%). También es más elevado el recurso a los ahorros entre los que residen en hogares que poseen otra propiedad aparte de su vivienda principal (72%) que entre quienes residen en hogares que no poseen su vivienda (44%) o, poseyéndola, no disponen de otra propiedad inmobiliaria (56%).

La diferencia es más acusada por nivel de renta, ya que en torno al 43% de los individuos en hogares con ingresos menores de 15.000 euros utilizó ahorros para compensar gastos por encima de los ingresos, mientras que, en el otro extremo, lo hizo el 83% de los individuos en hogares con ingresos mayores de 47.000 euros.

Andalucía, Cataluña y Murcia superan la media

Cuando se examinan los patrones de las distintas comunidades autónomas, se observan varias diferencias. Por ejemplo, menos de un 20% de individuos en Asturias, Castilla y León, Galicia, Navarra y País Vasco residían en 2021 en hogares con gastos mayores que sus ingresos (al menos 5 puntos por debajo del promedio nacional).

En cambio, en Andalucía, Cataluña y Murcia, entre un 29% y un 30% de individuos residían en hogares en esta situación. No obstante, como en toda comparación entre comunidades autónomas, es importante tener en cuenta la distinta composición demográfica.

En particular, las necesidades de endeudamiento dependen de la renta actual y de la esperada (normalmente aproximada por el nivel educativo), por lo que las diferencias en la proporción de hogares en los que los gastos exceden a los ingresos pueden reflejar las diferencias de nivel educativo y de renta.

Los españoles aumentan sus conocimientos financieros

Los españoles han aumentado su comprensión de conocimientos financieros entre 2016 y 2021, aunque todavía existe un «amplio margen de mejora», según el Banco de España que publica este martes la Encuesta de Competencias Financieras de 2021.

Para realizar este análisis, se ha adaptado al caso español un cuestionario elaborado por representantes de gobiernos y bancos centrales de una treintena de países perteneciente a la Red Internacional de Educación Financiera, coordinada por la OCDE. De esta forma, el objetivo es medir de una manera comparable internacionalmente las competencias financieras de la población.

La encuesta se estructura en tres preguntas sobre inflación, tipos de interés compuesto y diversificación del riesgo. Entre toda la población española de 18 a 79 años, el porcentaje que responde correctamente a la pregunta sobre la inflación se sitúa en un 65%, mientras que alcanza un 41% en la pregunta sobre el tipo de interés compuesto y un 52% en la relativa a la diversificación del riesgo, unas tasas de respuesta correcta que para el director general de Economía y Estadística del Banco de España son «bastante pobres».

El porcentaje de individuos que responde incorrectamente a la pregunta sobre la inflación es del 26%, mientras que un 7% responde ‘no sabe’. En cambio, el 46% responde incorrectamente a la pregunta sobre el interés compuesto y un 12% responde ‘no sabe’. Finalmente, el 28% responde incorrectamente a la pregunta sobre la diversificación del riesgo, mientras que la proporción de quienes responden ‘no sabe’ es más elevada y alcanza al 20% de los individuos.

Gavilán señala que los españoles han mejorado en la comprensión del concepto de inflación con respecto a 2016, cuando el porcentaje de individuos que respondían adecuadamente era el 58%, lo que achaca al episodio inflacionista actual. También mejora el porcentaje de respuestas correctas sobre la diversificación del riesgo, ya que en 2016 estaba en el 49%, pero empeora la relacionada con los tipos de interés compuesto, que cae frente al 46% de cinco años antes.

Así, el supervisor resalta que solo un 19% han respondido correctamente a las tres cuestiones. Además, realiza un índice promedio de las tres respuestas y concluye que los españoles obtienen un índice de respuestas correctas del 53%, dos puntos porcentuales más que en 2021, cuando este índice era del 51%.

Sin embargo, el Banco de España indica que el promedio de respuestas correctas en la OCDE era del 57% en 2016, a falta de conocer el dato de 2021 que se publicará en diciembre. Así, considera que se han producido «algunas mejoras» en el nivel de competencias financieras de la población española entre 2016 y 2021, aunque todavía existe un «amplio margen de mejora» que lleve a converger con los niveles de conocimientos financieros de otros países del entorno.

Más cerca – España, a la cola en educación financiera en los jóvenes – Más cerca

Brecha de género y demográfica

El estudio también destaca que los hombres responden más veces de forma correcta, con el 58%, que las mujeres, con el 48%. De esta forma, se mantiene la brecha de género en conocimientos financieros respecto al estudio de 2016, si bien el Banco de España afirma que no es por responder de manera errónea, sino por contestar ‘no sabe’.

Por edad, las competencias financieras muestra una forma de ‘U’ invertida, puesto que los más jóvenes y los más mayores son los grupos que menos conocimientos financieros demuestran, mientras que el número de respuestas correctas aumenta en función del nivel educativo o de renta.

El Banco de España señala divergencias importantes entre comunidades autónomas: Andalucía, Islas Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura presentan los menores porcentajes de respuestas correctas, entre el 44% y el 49%; en el extremo opuesto, Aragón, Madrid y La Rioja presentan el mejor desempeño, obteniendo porcentajes de respuestas correctas en torno al 58%.

Sin embargo, el supervisor explica que hay «diferencias de composición demográfica importantes» entre comunidades autónomas en términos de educación, edad y nivel de renta de los hogares. «Por ejemplo, Andalucía, Islas Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura tienen un porcentaje de individuos con nivel educativo universitario o equivalente (entre el 27% y el 29%) inferior a la media nacional (34%)», señala. En cambio, aquellas comunidades con mejor desempeño en las preguntas sobre conocimiento financiero (Aragón, Madrid y La Rioja) tienen un porcentaje mayor de individuos con nivel educativo universitario (entre el 34% y el 44%).

En www.rtve.es

ShopyMoon - Climatización & Hogar