Qué son las donaciones y sus diferencias con las herencias en España



Para diferenciar las donaciones de las herencias, lo primero de todo habría que definirlas individualmente. En el caso de la donación, se entiende como todo acto de disposición por el cual una persona entrega gratuitamente un bien o derecho a otra persona. Mientras que herencia es el acto jurídico por el cual se transmiten los bienes y derechos de una persona fallecida a sus herederos.

Hay más elementos que los diferencian, como la causa. En la donación, para hacerla, la voluntad de entrega es gratuita y en la herencia la voluntad es el fallecimiento de la persona titular de los bienes.

Otro aspecto es el tiempo. En la donación, la transmisión de los bienes y derechos se puede hacer cuando se quiera, solo hace falta la manifestación de voluntad del donante y del donatario. En la herencia se necesita el previo fallecimiento del titular de los bienes.

Los impuestos son donde está la principal diferencia entre ambos. Hay que tener en cuenta los impuestos en herencias y los impuestos en donaciones, ya que el coste fiscal es lo más costoso.

El impuesto de sucesiones y donaciones (ISD)

En este caso, suele ser más beneficiosa la tributación de sucesiones que en donaciones pero depende de cada comunidad autónoma y del grado de parentesco. Pero en los dos casos, el sujeto pasivo es quién debe pagar el impuesto.

En la plusvalía municipal (IIVBNU)

Si el bien heredado o donado es un inmueble urbano, se debe pagar este impuesto y el importe depende de la antigüedad que el titular previo tuvo el inmueble. Lo tendrá que pagar el donatario o heredero al recibir este inmueble de forma gratuita.

Impuesto sobre la renta (IRPF)

Aquí radica la gran diferencia en cuanto impuestos, las donaciones están sujetas a tributar el impuesto de la renta y quién lo paga es el donante y no el donatario. Si el que lo regala obtiene un valor superior por el que lo adquirió, Hacienda entiende que hay ganancia, teniendo que tributar el IRPF. Pero si se dona dinero no se paga este impuesto, ya que no hay variación nominal en ello. Las herencias no tienen que tributarlo aunque aumenten el patrimonio de los herederos.

Si lo vemos desde un punto fiscal y tributario, la herencia es mejor pero si se tiene en cuenta el tiempo, debe esperar al fallecimiento del titular y la donación no depende de ello y se pueden hacer en cualquier momento. Las donaciones son irrevocables una vez que se han hecho mientras que los testamentos se pueden modificar o cancelar antes de que fallezca el testador.

En www.eleconomista.es