Los mejores genios y sus peores ideas

Los mejores genios y sus peores ideas


ShopyMoon - Climatización & Hogar

Actualizado

Según Forbes, sólo el francés Bernard Arnault (Louis Vuitton) supera a Elon Musk (Tesla) en la lista de las personas más ricas del planeta. Junto a Musk, de origen sudafricano pero instalado desde hace décadas en Estados Unidos, aparecen en esta clasificación Jeff Bezos, fundador de Amazon (tercer puesto), Mark Zuckerberg (Meta, cuarto lugar), Larry Ellison (Oracle), Bill Gates y Steve Balmer (Microsoft), y Larry Page (Google). El elenco da idea del inmenso poder que generan las compañías tecnológicas y explica la resistencia de EEUU a ceder el trono de la hegemonía económica mundial a China.

La semana pasada se recordaba en este mismo periódico un dato apabullante: el valor de mercado resultante de la suma de Amazon, Apple, Alphabet, Nvidia, Tesla, Meta y Microsoft ronda en la actualidad los 13 billones de euros y representa casi un tercio de la capitalización bursátil de S&P 500. Semejante rendimiento no excluye ciertas dosis de fracaso en algunas de las iniciativas tomadas en paralelo por los mejores directivos de las empresas más rutilantes.

Musk es quizás el mayor genio contemporáneo. Su efusividad intelectual le ha permitido crear una marca, Tesla, capaz de endosarle a toda una industria del motor la presión de la descarbonización con un esquema desintermediado que incorpora además elementos de los modelos de suscripción. También dirige los destinos de SpaceX, otro actor disruptivo en la esfera aeroespacial, y supervisa los avances de Neuralink, enfrascada en la misión de armar una interfaz perfecta entre el cerebro humano y los ordenadores.

Pero en la casilla de los fracasos de Musk se anota al menos una iniciativa, Hyperloop, que parecía llamada a matar al tren y que finalmente ha sido descartada por los elevados costes que implicaba. Fruto de aquellos vientos nace en 2016 la española Zeleros, aún en activo y embarcada en diferentes soluciones para la movilidad eléctrica y automatizada. Tampoco transmite señales demasiado positivas The Boring Company, planteada como una red de plataformas subterráneas para sortear el tráfico de las grandes urbes americanas. En octubre de 2023, Dealroom le asignaba un valor de 7.000 millones de dólares, pero diversos problemas regulatorios y de gasto dejan esta marca en el aire.

Apple, Microsoft, Amazon

De Steve Jobs, santo de Apple y rey conceptual del smartphone, se sabe que vivió largas etapas envuelto en la vicisitud. Tras su salida/despido de la multinacional, fundó NeXT en 1985 empeñado en comercializar computadoras de alto rendimiento. Las ventas fueron mediocres, la firma terminó virando hacia el software y Jobs fue lo bastante hábil como para vender la empresa por 375 millones de dólares… a Apple.

No se queda corto el listín de errores de Microsoft, el transatlántico de Bill Gates, aunque aquí los patinazos casi siempre tienen que ver con el software, desde Windows Vista o Internet Explorer 6 hasta la interfaz facilona de Microsoft Bob. Xbox aparte, en el apartado del hardware emergen dos sombras más: Zune, la réplica al iPod lanzada en 2006, y Kin (2010), el smartphone inspirado en Blackberry con las redes sociales en mente.

La dupla Bezos-Amazon atesora una buena nómina de torpezas. Algunos recordarán aún el Fire Phone lanzado en 2014 y hecho trizas, como casi siempre, por Apple, Samsung y los fabricantes chinos.

MyHabit, el canal de venta de moda (2011-2016) cerró para simplificarle la vida al cliente habituado a comprar desde el canal principal de Amazon, según la versión oficial. El videojuego gratuito Crucible, basado en los disparos y muy consciente del tirón de Fortnite, debutó y pinchó en 2020. Haven, la compañía de salud fundada por Bezos junto a Warren Buffet y JP Morgan, anunció su clausura en enero de 2021.

En www.elmundo.es

ShopyMoon - Climatización & Hogar