Los hogares destinan casi el 39% de sus ingresos a adquirir una vivienda







Las familias españolas necesitan más de 7 años de salario bruto para adquirir una vivienda y tienen que destinar para ello el primer año casi el 39% de sus ingresos brutos anuales disponibles, el mayor esfuerzo que se registra desde mediados de 2011.

En el segundo trimestre de 2023 eran necesarios 7,6 años de salario bruto y un 38,9% de los ingresos anuales disponibles, según los datos del Banco de España. Todo ello en un contexto marcado por la subida de los tipos de interés para contener la inflación y que está provocando un encarecimiento de las hipotecas, y por el aumento de precios que siguen registrando las casas.

Con este nuevo incremento, el esfuerzo de los hogares iguala el porcentaje que alcanzaba a cierre de 2011 y no era tan alto desde septiembre de dicho año, cuando se situó en el 39,7%.

Sin embargo, el número de años que se requieren para adquirir una vivienda ha caído ligeramente desde 2021, aunque sigue por encima de los 7 años.

En 2007 se marcó el récord: casi 10 años de salario

En el tercer trimestre de 2007, antes del pinchazo de la burbuja, se marcó el récord histórico con 9,45 años de salario bruto para adquirir una vivienda. Por el contrario, el mínimo (2,96 años) se dio en los tres primeros meses de 1987, año a partir del cual el Banco de España tiene registros de este indicador.

Si lo que se analiza es el porcentaje de esfuerzo que conlleva en una familia, encadena ya más de un año por encima del 30% y se sigue aproximando al 40%.

Desde que el Banco de España dispone de registros trimestrales, el mayor esfuerzo se hizo visible en 1990, con más del 72% de los ingresos en el primer año. Cabe destacar además que a mediados de 2008, en plena crisis inmobiliaria, llegó a alcanzarse un 54,6%, mientras que el mínimo se registró a mediados de 1999, con un 25,3%.

Todo pese a que los expertos aconsejan que la renta anual destinada a la adquisición de una vivienda no debería superar el 30-35% de los ingresos.

Para calcular el esfuerzo financiero necesario para comprar una vivienda, el Banco de España utiliza el importe de las cuotas que tiene que pagar un hogar medio en el primer año tras la adquisición de una vivienda tipo financiada con un préstamo estándar por el 80% del valor del piso, en porcentaje de la renta anual disponible del hogar.

El esfuerzo supera el 60% de la renta en Baleares

Recientemente, ha sido la tasadora Tinsa la que ha publicado la tasa de esfuerzo de los hogares y, según sus cálculos, el esfuerzo teórico anual medio se situó en el segundo trimestre del año (último dato disponible) en un 33,3%, algo más de un tercio de la renta disponible para el pago del primer año de una nueva hipoteca.

Sin embargo, varias provincias superaron el nivel de esfuerzo que se considera razonable (un 35 %): Islas Baleares (60,1%), Málaga (48,7%) y Madrid (41,6%).

En www.rtve.es