Las comunidades del PP, en pie de guerra ante la quita de la deuda de Cataluña

[ad_1]

La firma del acuerdo de investidura entre el PSOE y Junts en el que se establece una quita del 20% de la deuda de Cataluña con el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que asciende a 15.000 millones de euros, ha desatado una explosión en cadena de críticas y reclamaciones por parte de los presidentes autonómicos del PP, a los que también se unieron algunos del PSOE. Los populares van a iniciar una guerra judicial contra la quita, a pesar de que el Ejecutivo en funciones prometió hacerla «extensible» al resto de territorios.

Los barones del PP calificaron esta medida de «disparate» a pesar de que la vicepresidenta primera del Gobierno y ministar de Economía en Funciones, Nadia Calviño, garantizó este viernes la «igualdad de trato» entre Comunidades.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, fue la más templada en este aspecto. En una rueda de prensa este viernes, durante la visita del presidente electo de Ecuador, Daniel Novoa, a la Real Casa de Correos -sede del gobierno autonómico- la presidenta madrileña aseguró que «esto no va de dinero, lo que me corresponde o lo que me toca». Ayuso recalcó que el acuerdo entre PSOE y Junts es «un plan para dinamitar la nación» y reiteró que «no es cierto que vaya a resolver los problemas de convivencia».

Hay que recordar que la Comunidad de Madrid es la única que no tiene deuda para con el Estado a través del FLA y de momento no han querido hacer declaraciones sobre si van a solicitar la condonación de su deuda con terceros que ascendía a 37.495 millones en el primer trimestre de 2023. En un principio, la Comunidad de Madrid se opone a quitas de deuda a cualquier Comunidad.

«Yo no quiero caer, y sabiendo que es la Comunidad de Madrid la que más aporta y la más perjudicada económicamente, no quiero que los españoles empecemos a mirarnos dividiendo España en territorios como si lo hace tan burdamente para hablar de lo mío contra lo de los demás. Si empezamos a reclamar miseria, multiplicaremos la miseria», sentenció la presidenta.

«Cupo vasco a la catalana»

La Comunidad Valenciana, la segunda autonomía con mayor endeudamiento por detrás de Cataluña y la primera en relación a su PIB por habitante ( la deuda con el FLA asciende a 46.274 millones) considera que el acuerdo alcanzado entre PSOE y ERC deja en una situación de «indefesión» al resto de autonomías, dado que se desconocen los criterios que se han seguido para establecer esa quita.

La consellera de Hacienda del Gobierno de PP y Vox, Ruth Merino, calificó el acuerdo para la deuda de «vergonzoso e indecente» y de «compra de votos para la investidura».

Pese a que según los socialistas, el acuerdo se trasladará al resto de autonomías aunque con otros términos, la Generalitat Valenciana se mostró muy crítica con lo que Merino definió como «cupo vasco a la catalana». La responsable de la Hacienda valenciana se mostró especialmente preocupada «porque se ha dejado de hablar de comunidades infrafinanciados y se ha recurrido al impacto de la crisis de 2008».

Según Merino «no tenemos ni la más remota idea de cómo se ha calculado esa condonación», por lo que se «deja al resto de CCAA en una situación de indefesión», pese a lo cual apuntó que «si va a haber una condonación exigimos al menos el mismo trato».

Por su parte, el presidente de la Comunidad Valenciana, Carlos Mazón, aseguró que «si a alguien se le ocurre condonar un solo céntimo a quien sea tiene que empezar por la Comunidad Valenciana», aseveró el líder del PP valenciano, que lidera el Gobierno de coalición junto a Vox. «Y a partir de ahí, hablamos», añadió sobre la posibilidad de que el Gobierno condone deuda a las comunidades infrafinanciadas como compensación del retraso en poner en marcha el nuevo sistema de financiación en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Valencia.

En la Meseta, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró que acudirá a la justicia «para defender a Castilla y León». El popular, que gobierna en coalición con Vox, aseguró en su red social «X» (antes Twitter) que «no nos quedaremos callados ante la injusticia en materia de financiación y condonación de la deuda». Mañueco tiró de argumentario y reiteró que esta medida «genera desigualdad entre los españoles y da carta de naturaleza a favoritismos que supondrán agravios tanto para nuestra tierra como para el conjunto de España. Iremos a los tribunales para defender a Castilla y León y la igualdad de todos los españoles», ha zanjado.

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, también se ha pronunciado sobre el acuerdo y ha afirmado que Castilla y León «no se va a dejar aplastar de nuevo por la izquierda y los separatistas». Las arcas de esta comunidad registraron en el primer trimestre una deuda con el FLA de 1.926 millones, es de las más bajas.

El presidente del Gobierno de Casilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se mostró muy cirítico con la Ley de Amnistía pero poco a poco fue derivando sus críticas hacia Junts y alejándolas de Pedro Sánchez. El varó socialista jefe del Ejecutivo castellanomanchego quitó hierro al asunto: «Todos tenemos deuda, además aubundante, y conviene que todos hagamos un esfuerzo, de manera que se quite un 20%». Y reiteró que «va a ser a todas las autonomías, que es lo que establece la legislación». La deuda de Castilla-La Mancha con el FLA fue de 11.079 millones de euros.

Juanma Moreno también quiere una quita

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP-A), ha reclamado este jueves al jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, «17.800 millones de euros» para Andalucía, así como «un fondo de compensación» que permita a esta comunidad «recuperar los 15.000 millones que ha perdido con el actual sistema de financiación autonómica», y ello tras la «cesión» que, en su opinión, ha protagonizado el también candidato socialista a la investidura para ser reelegido como presidente del Gobierno ante los partidos independentistas catalanes ERC y Junts.

«Andalucía está bien gestionada y no necesita que se le perdonen deudas», ha asegurado en una publicación Moreno antes de agregar que Andalucía reclama al Gobierno de Pedro Sánchez «17.800 millones de euros, equivalente por población a la cesión de Sánchez ante ERC y Junts, y un fondo de compensación que nos permita recuperar los 15.000 millones que ha perdido Andalucía con el actual sistema de financiación autonómica». El Ejecutivo andaluz presentó a inicios de año un descubierto con el FLA de 25.276 millones de euros, el tercero más alto de las comunidades que están dentro del régimen fiscal general.

Barbón pide «igualdad» y Rueda modificar el sistema de financiación

En el noroeste peninsular, el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón (PSOE), solo asume una quita de la deuda a Cataluña si se produce también a Asturias. El baron socialista reclamó «igualdad de trato» para su Ejecutivo: «Lo pedí antes y lo pido ahora y lo pediré en el futuro cuando nos toque afrontar esta negociación», ha dicho el presidente del Principado. El propio dirigente recalcó que en el documento firmado por Junts y PSOE «así se establece esa posibilidad». El Principado acumulaba una deuda con el FLA en los tres primeros meses del año de 858 millones de euros, la segunda más baja sin contar la de la Comunidad de Madrid que es cero.

Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda (PP), ha exigido la convocatoria urgente de una conferencia de presidentes para tratar el sistema de financiación de las comunidades, que se modificó en 2009 y debería revisarse en 2014. El jefe del Ejecutvo gallego ha censurado el «agravio» que supone para Galicia el acuerdo entre PSOE y ERC sobre la condonación de la deuda y que entre sus consecuencias supondrá que cada gallego asumirá una carga adicional de 400 euros. Galicia está entre las que menos deuda tienen con el FLA: 2.759 millones de euros en el primer trimestre.

WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud

En www.eleconomista.es