La prensa econmica alerta de una crisis institucional en Espaa: «Todos teman la llegada de la ultraderecha, pero la alternativa va a ser peor»



Actualizado

«El presidente espaol juega con el separatismo», titula su editorial el diario ‘The Wall Street Journal’

Un polica durante las protestas violentas ante la sede del PSOE en la Calle Ferraz este jueves.PIERRE-PHILIPPE MARCOUAFP

La prensa financiera internacional carga las tintas contra la decisin adoptada por el Partido Socialista para mantener a Pedro Snchez en el Gobierno por cuatro aos ms. El acuerdo alcanzado con Junts sobre la amnista y cesiones econmicas (como la transferencia de la tributacin a Catalua, todava sin concretar) podra conducir a Espaa a una crisis institucional en los prximos meses, adems de dar alas al movimiento separatista que se haba desvanecido del mapa.

«Recuerda el verano pasado cuando todo el mundo tema que la ultraderecha espaola pudiera obtener un buen resultado electoral y poner en peligro a Espaa y su futuro dentro de la Unin Europea? Pues bien, empieza a parecer que la alternativa es peor». As arranca su editorial este viernes el diario The Wall Street Journal, una de las referencias a nivel internacional en papel salmn, que sostiene que Snchez est «jugando con el separatismo» («the primer minister toys with separatism«) y podra resultar un experimento peligroso. Segn versa el editorial, la lista de amnistiados por este acuerdo podra «superar con creces las 1.000 personas», lo que supone pagar «un alto precio» por el apoyo de los separatistas. Y hay una cuestin relevante ms. La Unin Europea no est exenta de movimientos independentistas que afectan a distintos pases y «los regateos de un partido de izquierda dentro de un Estado de derecho», sostiene el WSJ, pueden interpretarse en Europa como «un momento de aprendizaje» sobre «las maquinaciones separatistas» y hasta dnde son capaces de llegar.

Al Financial Times, que a comienzos de semana se pronunci a favor del pacto con Junts, no se le escapa, sin embargo, el hecho que «este pacto pueda abrir un nuevo captulo de recor y potencialmente explosivo para la poltica espaola» teniendo en cuenta que sus oponentes le acusan de estar «destrozando el sistema judicial» del pas. Y recoge, como el resto de medios internacionales, las protestas de la derecha y extrema derecha del pas que, dice, se muestran «indignados» ante «la absolucin de cientos de personas con delitos relacionados con un intento fallido e ilegal de independencia de Catalua, que caus la peor crisis poltica de Espaa en dcadas hace seis aos», en referencia al referndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Por otro lado, hay un concepto que se repite en la prensa financiera internacional (no es novedoso) que es el hecho de que este pacto vuelve a alentar el nimo independentista cuando las aguas parecan mucho ms calmadas que tras los incidentes del 1-O. «Existe el riesgo de que Snchez haga revivir el moribundo movimiento independentista, que podra conducir a Espaa a una crisis institucional o incluso peor, y que profundice en las divisiones ideolgicas que regularmente han paralizado el pas desde 2017». Es un prrafo extrado de la crnica realizada por el corresponsal en Espaa de la agencia Bloomberg, que dedica buena parte del texto a explicar las protestas violentas de los ltimos das y las distintas reacciones, tambin la de las organizaciones de jueces y fiscales, y recalca que los conservadores han tenido «una respuesta visceral» al calificar al ex presidente cataln Carles Puigdemont como «traidor y criminal».

Desde Francia, el rotativo salmn Les Echos entiende que, «ms all del contenido del acuerdo», lo que realmente ha enfadado a la oposicin y a la ciudadana «a cambio de unos pocos votos» es «la manera de llevar a cabo las negociaciones, de forma opaca (…) La opinin pblica ha comprendido mal la maniobra, mientras que la base independentista, que ha perdido fuerza, est indignada por una seria de concesiones sin un compromiso detrs de lealtad». Asimismo, el peridico galo entiende que Snchez ha perdido la confianza de sus propios votantes de izquierda y que «le llevara tiempo recuperarla».

SIN REACCIN EN LOS MERCADOS

No puede decirse que el acuerdo al que ha llegado el Partido Socialista con Junts est teniendo impacto en los mercados. Hoy se estn produciendo ventas en la deuda espaola, al igual que en el resto de los pases europeos. El bono espaol a diez aos cotiza con una rentabilidad del 3,78% al alza, pero est todava lejos de volver a niveles del 4% que se vieron a finales del mes de octubre y a aos luz de lo que los inversores est exigiendo a la deuda italiana. Su bono cotiza en niveles del 4,6%.

La prima de riesgo espaola se mantiene estable sobre los 100 puntos bsicos, cuatro puntos por debajo del jueves, da en el que se dio a conocer el pacto.

Por su parte, el Ibex 35 cede cerca del 0,4%, con inmobiliarias (como Colonial, que present ayer sus cuentas) y Merlin Properties liderando las cadas junto con las firmas vinculadas a la energa renovable, como es el caso de Solaria y Acciona Energa. Los bancos que son el mejor termmetro para medir la incertidumbre en el mercado registran un signo mixto, incluso con ganancias para algunos de ellos, como es el caso de Bankinter y CaixaBank.

En www.elmundo.es