La industria gallega pide hacer una diversificación del suelo industrial



Galicia tiene la oportunidad de convertirse en un referente mundial en eólica marina. Esta es la conclusión a la que llegaron ayer los expertos en el III Foro Industrial de Galicia, celebrado en Santiago de Compostela, y organizado por elEconomista.es, en colaboración con la Xunta de Galicia, EDPR, Inditex, Pymar y Russula.

En su discurso de bienvenida, el presidente editor de Editorial Ecoprensa, Gregorio Peña, quiso resaltar la «necesidad» de que la prensa económica conozca la realidad de los territorios y su tejido productivo para «trasladar sus problemáticas a la opinión pública» y que eso «sirva de baza» para que esas problemáticas de los territorios y sus empresas se solucionen.

En la mesa de expertos estuvo presente el secretario general de Industria de la Xunta de Galicia, Nicolás Vázquez; la CEO de Russula, Eva Maneiro; el secretario general del PYMAR, José Francisco Fernández; el director de desarrollo de EDP Renovables España, Joaquín García y el miembro del comité de dirección y director de Retail del Grupo Aluman, Pedro Vidal.

En la mesa se tocaron dos temas importantes que atañen a los sectores que representaban estos ponentes: la eólica marina y la diversificación del suelo industrial para el desarrollo de grandes proyectos.

En este sentido, José Francisco Fernández aseguró que Galicia «puede ser un referente, como puede ser España, de eólica marina a nivel mundial». Lo cierto es que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha suspendido, de forma cautelar, la ejecución de 8 proyectos por recursos de distintas asociaciones. En este sentido, Nicolás Vázquez aseguró que «vamos a seguir utilizando todas las herramientas que nos permite el Estado de Derecho».

Todos los ponentes estuvieron en sintonía con respecto al tema de la eólica marina. José Francisco Fernández reiteró que «hay una oportunidad» y que el sector naval gallego puede formar parte de esa transformación. «Navantia fue la que más rápido lo hizo y la que menos problemas dio» a la hora de fabricar las turbinas para los proyectos que realió EDP en Portugal.

En lo que respecta al suelo industrial, la problemática sobre cuándo se hace un polígono empresarial es que «tiene parcelas muy pequeñas», dijo el secretario xeral, Nicolás Vázquez, y por tanto las empresas no pueden pensar en desarrollar grandes proyectos, debido a esa falta de espacio.

De hecho, Joaquín García, aseguró que una de las cosas que les dificulta a la hora de hacer una apuesta por la eólica en Galicia es «el minifundismo».

Para solventar esos problemas, la Xunta está intentando agilizar los trámites para que esto no frene la inversión flexibilizando los criterios para que un proyecto sea declarado PIE, es decir, plan industrial estratégico. Al mismo tiempo, buscan agilizar los trámites administrativos para que esto tampoco aleje a la inversión del territorio. Eva Maneiro fue muy clara al asegurar que ahora «te encuentras una cara más amable» en la administración pública. «La tramitación antes era tediosa», dijo, y cree que las nuevas medidas de la Xunta «van a ser un éxito», dijo.

Pedro Vidal, por su parte, apuntó a la importancia de la financiación pública para apoyar al tejido industiral. Al mismo tiempo, puso en evidencia, igual que sus compañeros de mesa, las dificultades que tienen a la hora de captar y retener talento, y por eso están creando programas de promoción interna.

Pueblos «pequeños»

La CEOde Russula, Eva Maneiro, aseguró durante su intervención que en Galicia «hay muchos pueblos que son industriales pero son pequeños para las empresas». En ese sentido, aplaudió la iniciativa de la Xunta de tomar cartas en el asunto y facilitar el acceso a la calificación de Proyecto de Importancia Estratégica para que se puedan ampliar los metros cuadrados disponibles para hacer proyectos industriales. La empresaria también habló de la importancia de la diversificación: «Viene de una piedra angular que tiene Galicia, que somos exportadores», aseguró. Reiteró que todos los presentes en la mesa «somos exportadores y lo hacemos en la terriña, eso no es algo que sepamos comunicar muy bien».

Al mismo tiempo puso de relieve la importancia del sector naval. «Que Siemens monte un hub en Ferrol hará que todos esos avances se trasladen al resto de industrias, entonces creo que tenemos una posición inmejorable para poder abarcar la revolución industrial limpia que se viene».

Proyectos que «generen riqueza»

El miembro del comité de dirección y director de Retail del Grupo Aluman, Pedro Vidal, aseguró en la mesa redonda que es importante la sosteniblidad desde el punto de vista de ahorro de consumo energético de las empresas pero «también es importante la sostenibilidad económica de las empresas». El directivo dijo esto refiriéndose a que «tenemos que preocuparnos del medio ambiente, tenemos que preocuparnos de las personas, pero hay una sostenibilidad muy importante que es la sostenibilidad económica de las empresas, apoyando los proyectos que generan rentabilidad, riqueza en Galicia, en España y en el mundo entero».

Al mismo tiempo apuntó que las empresas «ahora nos estamos convirtiendo en formadores» y advirtió de lo importante que es la retención del talento: «Galicia, tiene un crecimiento vegetativo negativo, o hacemos esto atractivo o vas a ser muy complicado en el futuro», concluyó.

Atracción a los inversores

El Secretario Xeral de Industria de la Xunta de Galicia, Nicolás Vázquez aseguró que la industria es «un factor clave» para la economía de un país y que por eso desde la Xunta «queremos que los inversores presten atención a Galicia para implantar sus proyectos». Para conseguir este objetivo están llevando a cabo, contó, un programa de apoyo por parte de la administración. «Estamos totalmente convencidos de que hay que reducir la burocracia y agilizar los proyectos», sentenció. En este sentido aseguró que las administraciones públicas «somos necesarias para regular y molestar lo menos posible».

Por otro lado, recalcó que Galicia tiene sectores «muy consolidados» como son el naval, el forestal, el agroalimentario, la automoción o las renovables y luego hay otros «que vemos que son emergentes, como la eólica marina que es, evidentemente renovable». De este último aseguró que hay que tener «un debate sosegado» para que salga adelante sin que afecte a otro de los sectores estratégicos de la región: el sector pesquero. «Vemos que se puede implantar», dijo.

En lo que atañe a la falta de terreno, el dirigente recalcó que flexibilizar las condiciones para que un proyecto se considere PEI(Proyecto Industrial Estratégico) resulta «clave» y permite «solucionar» cualquier cuestión relacionada con el ordenamiento urbanístico de un ayuntamiento. Finalmente, destacó que hay muchos sectores que se encuentran con falta de mano de obra «cualificada y sin cualificar», es decir, ofertas de empleo desiertas. En este sentido, dijo que «vamos a trabajar» para formar a esos profesionales que demandan los sectores.

Referentes en eólica marina

El secretario general de PYMAR, José Francisco Fernández, aseguró en el IIIForo Industrial de Galicia, que España es el segundo país del mundo en construcción de buques de eólica marina. El directivo puso en valor el sector naval como estratégico: «España es la segunda potencia de la Unión Europea en construcción naval, pero cuando vemos estos nichos de mercado de especialización de alto valor añadido de alta tecnología, aquí ocupamos los primeros puestos». Fernández se mostró «razonablemente optimista» con respecto al Perte Naval. Apuntó que «es importante tanto por el efecto cuantitativo que pueda tener como el efecto cualitativo».

El directivo recordó que hasta ahora sólo está la resolución provisional y que de los 120 millones de euros que se habían presupuestado para subvención «se han concedido provisionalmente 56,2», informó. Ahora están pendientes de las alegaciones «para poder alcanzar el máximo posible». Por otro lado, en cuanto a la sostenibilidad del sector naval, apuntó a que «pese a representar el 90% del transporte de mercancía mundial, es uno de los medios que menos huella medioambiental deja, si cogemos, por ejemplo, los últimos 15 años, la tonelada milla transportada por mar se ha incrementado un 40%, sin embargo, las emisiones se han reducido en ese mismo período un 18%», apuntó.

Finalmente el secretario general de PYMAR resaltó la importancia del gemelo digital para la optimización energética al fabricar buques y resaltó el inmenso potencial que tiene Galicia, y España, para poder convertirse en un referente mundial de eólica marina y que el resto de países apuesten por este territorio para producir los buques especializados en esta materia.

Ventajas competitivas de Galicia

El director de desarrollo de EDP Renovables España, Joaquín García, habló de las ventajas que tiene Galicia con respecto al resto de España: «tiene un viento muy bueno», aseguró. Al mismo tiempo el directivo de la compañía reiteró que ese viento es «espectactular» mar adentro: «Si salimos al mar las posibilidades de Galicia son las mejores», apuntó. A esa ventaja competitiva natural quiso añadir el captal humano: «Hay un personal muy preparado, tantos años de haber puesto las turbinas en Galicia hacen que haya un personal en montajes, en grúas, en transporte, en logística».

El problema que ve ahora es que «hubo un parón» porque «durante algunos años no se instalaba nada» y esto ha provocado que ese personal técnico haya tenido que irse y por eso «para mantenerla estaría bien que se siguieran instalando turbinas».


Por otro lado, con respecto a la exclusión de Galicia dentro de la red de hidroductos clave para transportar hidrógeno verde, aseguró que no les aleja de su inversión en el proyecto de As Pontes. «El hecho de que para nosotros no haya un tubo no es un limitante o algo que nos deje fuera». Explicó que hay posibilidad de «introducir el hidrógeno en la red de gas natural, con eso aumentas el poder calorífico y eso hace que tengas un gas natural más potente que con menos cantidad calienta más y es otra forma de mejorarlo».

Finalmente aseguró que uno de los principales problemas que tienen a la hora de hacer instalaciones eólicas es el terreno: «Una instalación eólica ocupa mucho caminos, que van de una turbina a otra, eso pueden ser entre 400 ó 500 propietarios distintos» y eso puede suponer un problema.

En www.eleconomista.es