La Generalitat endurece la regulacin de los pisos tursticos en Catalua para «garantizar el derecho a la vivienda»



Actualizado

Los propietarios debern conseguir una licencia municipal que les permita ejercer la actividad durante cinco aos

El presidente de la Generalitat, Pere Aragons, y sus consejeros.RUBN MORENO
  • Vivienda El mapa de calor de los pisos tursticos en Espaa: Alicante ya concentra el 12% del total
  • Poltica La Generalitat expropiar pisos vacos de grandes tenedores si no los destinan a alquiler social

Los propietarios de pisos tursticos en Catalua debern solicitar una licencia previa a los ayuntamientos para poder operar durante un plazo de cinco aos que, posteriormente, deber renovarse tambin por quinquenios. As lo ha aprobado hoy la Generalitat a travs de un decreto ley que regula el rgimen urbanstico de las viviendas de uso turstico, que hasta ahora podan ejercer esta actividad mediante una declaracin de responsabilidad.

Las corporaciones municipales debern modificar, con antelacin, sus planeamientos urbansticos para incluir, de forma expresa, la posibilidad de acoger apartamentos para turistas justificando que tienen suficiente suelo para vivienda de uso permanente o residencial.

La consejera de Territorio, Ester Capella, ya haba avanzado el pasado mes de julio la intencin del Govern de regular esta materia, que ha enmarcado en «la estrategia global de garantizar el derecho a la vivienda«. Capella ha asegurado que «la aparicin del fenmeno de los pisos tursticos es una de las causas de la disminucin del nmero de viviendas que se alquilan como alojamiento permanente», razn por la que han decidido regular el sector.

Capella, que ha dicho que confa en obtener el apoyo de los grupos parlamentarios para la convalidacin del decreto en la Cmara legislativa autonmica, ha asegurado que la norma evitar «una situacin de monopolio e inseguridad jurdica«, ya que «muchos ayuntamientos han hecho moratorias o congelaciones que podran vulnerar la normativa europea de libertad de mercado».

Con esta medida, el Ejecutivo de Pere Aragons pretende «aportar ms viviendas al mercado de alquiler convencional» en aquellos municipios donde el uso turstico produce tensiones de precios y no garantiza una dotacin suficiente de vivienda de alquiler para satisfacer las necesidades de la poblacin residente».

La nueva regulacin ser aplicada en 262 municipios catalanes, 134 de los cuales presentan problemas derivados de la falta de equilibrio en el entorno urbanstico y el resto (ms algunos de esos 134), dificultades de acceso a la vivienda.

Se considera roto el equilibro urbanstico cuando existen ms de cinco apartamentos de uso turstico por cada 100 habitantes, aunque se permitir a los ayuntamientos conceder hasta un mximo de 10 licencias por cada 100 habitantes. Las 262 localidades afectadas suman 95.000 de los 102.000 pisos tursticos que hay en Catalua. Hasta el momento, 85 de ellas ya haban aplicado distintas regulaciones para frenar el aumento de licencias. Ahora, la Generalitat quiere homogeneizar las normas.

Los apartamentos en funcionamiento que no obtengan el permiso debern cesar su actividad, aunque la ley contempla una prrroga de cinco aos en los casos en los que los propietarios acrediten que han realizado una inversin considerable en el inmueble de cara al alquiler.

La medida anunciada por Capella tras la reunin semanal del Govern ha sido calificada de «expropiacin forzosa sin indemnizacin» por el presidente de la Asociacin de Apartamentos Tursticos de Barcelona (Apartur), Enrique Alcntara.

En declaraciones a EL MUNDO, el mximo responsable de la organizacin reprocha que el decreto «no ha tenido ni debates ni garantas democrticas». «Durante seis meses hemos intentado reunirnos con la consejera y solo nos atendieron la semana pasada para informarnos de que el texto estaba ya listo», reprocha.

En www.elmundo.es