La baja demanda de gas en el segundo semestre de 2022 pudo deberse a los precios







Unas temperaturas más cálidas de lo normal en España contrajeron la demanda de gas natural por parte de los hogares en el primer semestre de 2022. No obstante, si se mira hacia el último trimestre del año pasado, un tercio de la caída de la demanda de gas en la recta final del año «podría estar relacionado por el aumento significativo de los precios«. Así lo indica el Banco de España en un artículo sobre la evolución de la demanda de gas natural que incorpora en su Boletín Económico del tercer trimestre del año.

La entidad, además, advierte que una parte de la caída de la demanda de gas natural por parte de las empresas, ante la escalada de precios vivida en 2022 por la guerra en Ucrania, podría tener un carácter «estructural» y no retomar sus valores previos, debido a las mejoras de eficiencia energéticas aplicadas y a la inversión en energías renovables.

El organismo ha indicado que probablemente esa demanda no se recupere, a pesar de que los precios del gas han vuelto a caer de los máximos del año pasado, cuando alcanzó niveles históricos a raíz de la invasión rusa de Ucrania. La industria notó más este encarecimiento en la segunda mitad de 2022, cuando las alzas fueron más del doble del precio recogido en el periodo entre 2017 y 2021.

Dentro de estas cifras globales, se observaron evoluciones distintas por sectores, ya que la industria del refino fue la que más redujo su demanda de gas natural, un 30% en la primera mitad de 2022, un 57% en la segunda y un 52% en los cuatro primeros meses de 2023. Le siguen las industrias de cogeneraciónpapel química/farmacéutica.

En el otro extremo están las empresas dedicadas a los servicios, con un incremento de la demanda en el primer semestre de 2022 del 20%, y descensos del 10% y del 34% en los otros dos periodos de referencia.

El encarecimiento del gas afectó en menor medida a los hogares

En esta línea, el Banco de España ha subrayado que los hogares sufrieron una subida de precios del gas menor al de otros sectores gracias a las medidas aplicadas por el Gobierno, como el escudo de 3.000 millones de euros que aprobó en octubre para proteger a consumidores de la tarifa regulada del gas ante posibles incrementos por la guerra en Ucrania.

El gas natural es el primer combustible utilizado por los hogares para calentar las viviendas principales (un 40%), seguido por la electricidad (un 34 %).

Si se compara la demanda de hogares y pequeñas y medianas empresas (pymes) con el promedio de 2017-2021, esta se contrajo un 5,1% en el primer semestre de 2022 y un 30,8% en el segundo, mientras que en los primeros cuatro meses de 2023 lo hizo un 19%. En el caso de los hogares, el consumo ha vuelto a su patrón habitual en relación con la temperatura a lo largo del primer cuatrimestre de este año.

La sequía incrementa la demanda de electricidad

Al contrario que los colectivos anteriores, el sector eléctrico aumentó su demanda de gas natural debido a la reducida generación hidroeléctrica por la sequía y de la cogeneración por los altos precios energéticos.

También se atribuye a un incremento «histórico» del saldo exportador de electricidad por las paradas de las centrales nucleares francesas y por los menores precios del mercado mayorista español respecto a los del galo por la aplicación del ‘mecanismo ibérico’.

En www.rtve.es