Emiliano Lpez Atxurra: «Europa tiene una visin energtica de seoritos que nunca han sentido necesidad de nada»



El presidente de Petronor, grupo vasco de hidrocarburos, reflexiona sobre los riesgos que entraa una transicin renovable basada en la «publicidad engaosa» y no en la lgica industrial

Carlos Garca Pozo

Actualizado

Petronor es un gigante que habita dentro de otro. La histrica Petrleos del Norte cumpli 55 aos el pasado 30 de noviembre. Aunque la energtica, que naci como una iniciativa de los mayores bancos y cajas de vascas, ha pasado por muchas manos, la compaa mantiene su sede social en Muskiz, enclave que acoge su megarrefinera, 220 hectreas de un complejo colosal que se ha convertido en un smbolo del podero industrial del Pas Vasco. Hoy, la empresa genera 1.000 empleos directos, aporta cerca del 40% de la actividad del Puerto de Bilbao, ha tejido una red de ms de 450 proveedores y se ha consagrado como uno de los mayores contribuyentes al fisco de la regin. Se dice que cuando Petronor se resfra, todo el Pas Vasco se acatarra y, quiz por eso, aunque cerca del 86% de su capital est en manos de Repsol, sigue hablando con voz propia, al igual que su presidente.

Y es que Emiliano Lpez Atxurra (San Sebastin, 1956) no es de los que pide permiso para tomar la palabra. Abogado de formacin, le respaldan los galones de la refinera vasca y los que l mismo ha atesorado a lo largo de toda una vida ligada al sector energtico. En los primeros 2000 fue nombrado consejero de Gas Natural Fenosa (hoy Naturgy), cargo que mantuvo durante ms de una dcada en la que vivi momentos clave para la historia del pas, como los pactos de suministro con Argel. Aunque, desde su salto al frente en Petronor, en 2016, Lpez Atxurra ha impulsado proyectos renovables alineados con las directrices de Bruselas, critica con contundencia los errores de clculo con los que han tropezado Europa y Espaa desde el convencimiento de que la descarbonizacin, pese a ser ineludible, nunca debe tomarse como un «catecismo ideolgico».

La sociedad le haba exigido antes a Petronor un esfuerzo transformador equivalente al de la transicin verde?
Petronor es el perfecto ejemplo de evolucin energtica. Naci para fabricar un producto orientado a la generacin de electricidad y, conforme el sector elctrico se iba modernizando, con la aparicin de la hidrulica y la nuclear, nuestro producto evolucion a su vez hacia otros sectores, como la movilidad o el petroqumico. Cuando se habla de transicin energtica se est hablando, ni ms ni menos, que de algo consustancial a la energa, que transiciona permanentemente. El gran desafo de Petronor en toda su historia ha sido la tensin de su transformacin. El gran hito fue la puesta en marcha, en 2013, de nuestra planta de coque, con la que logramos adaptar nuestra refinera a los cambios de la demanda. Fue una apuesta de 1.000 millones, la mayor inversin industrial en la historia del Pas Vasco.
Tenan entonces ms visibilidad a futuro que ahora?
Aquella inversin abri para Petronor el gran presente que tiene ahora. Lo que quiero decir es que, en aquel instante, se estaba visionando de cara al futuro y ya entonces exista oposicin. Si Petronor hubiera hecho caso a esos colectivos minoritarios que rechazaban esa inversin, si se hubiera tenido miedo, ahora la empresa estara en un punto de declive, incluso, abocada al cierre. Debemos tener las ideas claras y vocacin tecnolgica industrial.
Hacia dnde se dirige la compaa?
Desde el instante en que se produjo el cambio en Europa y se marc la pauta de hacia dnde iba a ir el sistema energtico comunitario y global, entendimos que nuestra planta no era slo una refinera, sino una infraestructura que tena que transformarse. El verdadero desafo es hacerlo desde una conviccin industrial.
Entonces, cul es el primer paso para transformar un gigante de los hidrocarburos de la envergadura de Petronor?
Lo que estamos haciendo desde ya es reconocer cul es el espacio que se nos abre en el nuevo paradigma energtico. La segunda cuestin, es decidir hacia qu reas concretas queremos ir. El mercado no va a caminar hacia una nica direccin, se est abriendo todo un abanico de posibles soluciones. Hay que suministrar una energa descarbonizada a barcos, aviones, transporte pesado, grandes industrias… La innovacin tecnolgica est en el corazn de la empresa, de ah que nos hayamos lanzado a los combustibles sintticos, la economa circular y el hidrgeno. Y, por qu vamos a ser buenos en todo ello? Porque ya contamos con una cultura industrial y conocemos el proceso productivo. No somos exgenos y eso es lo que nos diferencia de otros competidores.
Europa ha cerrado ms de una veintena de refineras en los ltimos aos, eso fortalece ahora a Espaa y a Petronor en un contexto de lucha por la independencia energtica?
Voy a serte crudo y claro. En Espaa, Repsol concretamente, hizo una apuesta por el refino y eso significa apostar por la industria y por una transicin tranquila, acorde a nuestras capacidades. Sabemos que el Oil & Gas no va a desaparecer sino a evolucionar. La razn es sencilla, una parte significativa de la poblacin mundial est transitando de la biomasa, que es quemar madera, al gas y al petrleo. No seamos seoritos, sepamos dnde estamos., porque en Europa tenemos una visin energtica de seoritos que nunca han sentido necesidad de nada. El mundo es muy complejo, hay muchas necesidades y hay que cubrirlas. En Repsol y en Petronor tenemos una visin que es la de ser actores del desarrollo industrial y eso, a diferencia de otros competidores de Francia, Alemania, Holanda; lo que nos lleva es a invertir en Espaa y no fuera. Y se invierten 3.000 millones en la refinera de Repsol en Cartagena y otros 1.000 millones en reformar la de Petronor… Equilibras tus obligaciones empresariales con tus obligaciones de pas y aplicas la lgica industrial y no la lgica financiera que te lleva a invertir fuera del permetro europeo, en Tnger o en el sudeste de Asia. El mejor sistema de refino de Europa lo tiene Espaa y le deja a uno perplejo que, teniendo este factor de competitividad, se mire hacia otro lado y no se colabore con su desarrollo.
Parece enfadado, cambiara el rumbo de la poltica energtica que ha marcado el Gobierno?
Cuando un pas es fuerte en algo tiene que hacer lo posible para consolidarlo. Eres fuerte en la industria del automvil? No, porque los centros de decisin estn en otro sitio. La Unin Europea es un espacio, al mismo tiempo, de cooperacin y de competitividad. S, podemos ser una potencia en combustibles descarbonizados, pero hay que ir a por ello como proyecto nacional. Tenemos que dirigirnos hacia Amrica Latina, no en trminos neocoloniales, sino de cooperacin, porque si no estamos nosotros, Estados Unidos va a volver, China ya est, Rusia y Turqua ya estn… No es un tema de cabreo, sino de reflexionar sobre qu activos tenemos. Espaa tena un gran activo de ingenieros nucleares, no era una potencia menor. Ahora que lo atmico vuelve a ser un vector a tener en cuenta, porque hay tecnologas nucleares que ya estn evolucionando, cabe preguntarse qu se ha hecho con ese gran capital. Lo mismo con la hidrulica. Dnde est quedando esa capacidad tecnolgica de referencia mundial que tena Espaa? Si no la ponemos en valor, si no generamos ilusin en los jvenes ingenieros que estn estudiando, si no ofrecemos un proyectos de pas, se van a ir.
Europa y, en especial Espaa, s plantean una transicin verde desde la primaca de unas tecnologas sobre otras…
Si t vas diciendo que el refino est muerto y que el motor de combustin en el 2035 estar muerto, pero despus lees la letra pequea de otros pases europeos, de la Comisin y de otros pases del mundo y dice otra cosa, lo que generas es desilusin. La transicin energtica no puede hacerse con mensajes de trazo grueso porque nos estamos jugando el pan de nuestros hijos y nietos. Nosotros no nos planteamos este proceso en trminos de publicidad engaosa, sino desde reconstruccin industrial. No hacemos caso a la demagogia, sino que nos centramos en la transicin real. Eso significa industria, tecnologa y bienestar para 8.000 millones de personas. Ese es el horizonte.
Carlos Garca Pozo

Y en el horizonte de Petronor, qu potencial ven en el negocio verde?
El 10% de todos los combustibles que tenemos ya es bio. La evolucin depender de lo que el mercado pueda absorber. Nosotros estamos preparados, tcnica e industrialmente, para ofrecer al mercado el producto que necesite. Con nuestro biocombustible ha volado un avin a Nueva York, a Madrid, a Bilbao… Tenemos el foco en el transporte areo, martimo y pesado. A partir de ah, estamos desplegando todas nuestras capacidades, sabiendo que en este rea estamos en periodo de inversin y no de beneficios, para que a medida que el mercado vaya madurando, tengamos toda la mquina perfecta para ir suministrando producto. Y el mercado se logra incentivando.
Medidas como el impuesto a los ingresos de las energticas van, segn sus propias palabras, en la direccin contraria a incentivar la inversin…
Yo soy contrario a una poltica de subvenciones generalista. A m lo que me gusta es lo que hacen los pases modernos y avanzados: incentivos fiscales para inversiones tecnolgicas. No se trata de dar el recurso para hacer, como digo yo, la fsica de Estado slido, no. La diferencia entre ayuda de estado e incentivacin tecnolgica est en eso, en que t no das un dinero a X porque se te ha ocurrido, sino para generar una dinmica industrial transformadora. Es as como se consigue que los recursos pblicos no vayana a un Power Point, sino a proyectos reales. En segundo lugar, aqu los incentivos que vienen de fuentes comunitarias deben tener una traduccin equivalente a lo que est sucediendo en Holanda, en Francia o en Alemania, ees decir, celeridad y capacidad de gestin.
Alguna reflexin sobre el impuesto en particular?
Particularmente, no estoy en contra de los impuestos. Algunos, que parece que tienen otitis, recurren a la demagogia y dicen que es que no queremos pagar impuestos. Entre 2019 y 2022, la contribucin fiscal de Petronor fue de 5.000 millones. Es nuestra obligacin pagar, nos obliga la ley, pero esta tambin dice que los impuestos tienen que cumnplir con un procedimiento probatorio, lo que significa que tienen que pasar una serie de filtros jurdicos, econmicos, de impacto, etctera. Cuando t traduces y se confunde el impuesto con un gravamen que, aunque sea coyuntural, es un gravamen sobre una serie de realidades has definido t, hay un problema porque un impuesto es un impuesto otra cosa es otra cosa.
Cree que afecta a la competitividad?
El planteamiento es el siguiente, nosotros somos fabricantes y fabricamos en Espaa. Imaginemos el caso de un operador no industrial, un comercial que trae un producto fabricado en Abu Dabi y lo vende aqu. Ese seor no est obligado a pagar el impuesto,yo me pregunto, cul es la funcionalidad del gravamen si ese seor antes no estaba y ahora es el quinto operador?
Usted afirm que Petronor revisar inversiones a raz del acuerdo de PSOE y Sumar para extender la tasa…
Es que un impuesto debe tener una concepcin estratgica, de poltica redistributiva y de poltica econmica. Y la poltica econmica en este caso es que debemos abordar un flujo de inversiones significativo.
De qu cifras hablamos?
Vamos a invertir 160 millones en una planta demo de combustible sinttico, el equivalente a un laboratorio. Si sale bien, hablamos de inversiones de alrededor de 2.500 millones. Ese dinero no cae del cielo, sale de aqu y si me dicen que todo lo que he ganado, a parte de los impuestos, lo van a grabar… La poltica fiscal es una cosa muy seria.
Carlos Garca Pozo

Cree que Espaa va camino de su reindustrializacin?
Soy crtico con visiones de la transicin energtica ligadas a elementos tericos que no contemplan a la industria. La descarbonizacin es ineludible, pero no hay que tomarla como un catecismo ideolgico.Toda inciativa del Pacto Verde Europeo que no lleve asociada una estrategia tecnoindustrial es papel mojado. La prueba es China.
Por qu el gigante asitico?
Porque si ahora China es un actor importante de las energas verdes es porque apost con luces largas por la importancia de la tecnologa y de la industria del refino de materias primas crticas y para controlar su cadena de valor. El desafo de Europa y de Espaa est en recuperar su fortaleza tecnolgica industrial, considerando que ya no es un actor exclusivo y excluyente de la geopoltica y la economa global, sino que ahora tiene que competir con otro actor relevante que es China, con otro emergente que es India y con otro lder, EEUU.
Cree que Europa est an a tiempo de recuperar el liderazgo?
Tiene las bases para hacerlo, pero para ello tiene que adoptar una visin donde la industria y la tecnologa sean protagonistas. Y en el caso de Espaa, lo mismo, con una particularidad, adems, porque somos la cuarta economa y si no ponemos el foco en la innovacin y creamos un ecosistema slido, no desmembrado y disgregado sin una estrategia industrial, nosotros corremos el grave riesgo de debilitarnos en extremo en el gran horizonte que viene a partir de 2024. O Espaa crea un proyecto nacional estratgico, o su futuro va a ser delicado.
Europa ya se ha abierto al proteccionismo de sectores clave, comparte este planteamiento?
No, lo que Europa ha hecho es tomar conciencia de que no est en el mundo de Alicia en el pas de las maravillas, sino que est en el mundo real, un mundo real al que otra vez han venido las aguas del nacionalismo industrial en trminos regionales globales. China tiene ese componente y EEUU, tambin. Europa se ha credo la cadena de valor global, ha externalizado todas sus capacidades y eso la ha debilitado.
Se le ocurre algn ejemplo?
Claro, Stellantis en Espaa va a hacer una fbrica de bateras con la china CATL, que es el gran productor mundial de este elemento con un enorme conocimiento tecnolgico. Esto ocurre porque Europa ha despreciado la industria, como ya sucedi con la solar, donde acab cediendo a China su posicin preeminente. Ahora,tampocoestamos siendo capaces de desarrollar nuestra elica… Tenemos que recuperar posiciones y no, eso no es una cuestin de nacionalismo, sino de preservar nuestras capacidades. No es slo un tema de la economa global, de geopoltica externa, sino de geopoltica interna tambin.
Habla de competencia entre los 27?
Claro, Stellantis en Espaa va a hacer una fbrica de bateras con la china CATL, que es el gran productor mundial de este elemento con un enorme conocimiento tecnolgico. Esto ocurre porque Europa ha despreciado la industria, como ya sucedi con la solar, donde acab cediendo a China su posicin preeminente. Ahora,tampocoestamos siendo capaces de desarrollar nuestra elica… Tenemos que recuperar posiciones y no, eso no es una cuestin de nacionalismo, sino de preservar nuestras capacidades. No es slo un tema de la economa global, de geopoltica externa, sino de geopoltica interna tambin.
Habla de competir entre los 27?
Europa no es un espacio, insisto, de cuento, sino de cooperacin y a la vez de competencia, donde entran en juego diferentes intereses geopolticos y geoeconmicos. En Espaa tenemos que ser conscientes de que tenemos que plantear eso, nuestras fortalezas en relacin a ese ecosistema. Como pas, tenemos que evolucionar paralelo a Europa hacia la construccin de la Comunidad Ibrica Energtica porque en la Pennsula hay dos grandes pases. Si nos unimos, estaremos en posicin de fuerza en la agenda europea, donde tenemos que introducir el concepto de cooperacin industrial y de reconocimiento de la cadena de valor energtica con Amrica Latina. Si no ponemos eso sobre la mesa, no tendremos futuro. De la misma manera, si no ponemos nuestra fortaleza nacional en relacin con el norte de frica, al servicio del proyecto estratgico europeo, tampoco lo vamos a tener. Slo desde la fortaleza puedes cooperar y competir con China y, si no eres fuerte, ests supeditado.
La guerra en Ucrania ha cambiado las alianzas energticas de Europa, tambin las de Espaa?
No, los aliados de Espaa no han variado.Espaa no tena la exposicin a Rusia de Alemania o de Europa central. Rusia, desde la dcada de los 60, tena ya los tubos, las infraestructuras para suministrar recursos a los pases del Pacto de Varsovia. La infraestructura estaba y lo que hizo Alemania es acelerar su industrializacin gracias a ellas, con gas y petrleo barato. El caso de Espaa es distinto, somos el cul-de-sac (callejn sin salida) del espacio europeo, una isla energtica. No tenemos recursos naturales y, si los tenemos, nos impiden explotarlos. Nuestra relevancia viene de una relacin histrica con Argelia y de aprovechar nuestro frente martimo para crear un permetro de regasificadoras que nos ha convertido en un hub de gas, en una potencia energtica en todos los rdenes. Cuando se ignoran fortalezas y se lanzan cantos de sirena sobre cosas que no lo son, nos debilitamos como pas. Es crucial que Espaa visualice su poltica exterior desde sus intereses que, si bien deben convenirse con los de Europa, tambin tienen que mostrarse fuertes en el nico espacio que nos queda para la supervivencia: la gobernanza europea. Ahi hay que estar.

En www.elmundo.es