El interés de las letras del Tesoro a tres meses cae al 3,4% tras la primera bajada de tipos del BCE



El Tesoro Público ha adjudicado este martes 2.000 millones de euros en una subasta de letras a tres y nueve meses, dentro del rango medio previsto, según datos del Banco de España. Se trata de la primera emisión de deuda española después de que, la semana pasada, el Banco Central Europeo (BCE) bajara los tipos de interés por primera vez desde 2016. El abaratamiento del euro ha influido hoy de distinta manera a las rentabilidades de la deuda a un trimestre y a tres trimestres, y es que no se espera que el BCE siga recortando pronto los tipos.

A pesar de la reciente rebaja en los tipos de interés en la eurozona, los mercados siguen mostrando gran predilección por los títulos de deuda españoles. Prueba de ello es que la demanda por parte de los inversores en la subasta de hoy ha rozado los 5.000 millones de euros, es decir, más del doble de lo colocado finalmente.

En concreto, el organismo dependiente del Gobierno ha captado 500 millones en la emisión de letras a tres meses, frente a unas peticiones de casi 2.000 millones, mientras que en las letras a nueve meses las solicitudes han superado los 3.000 millones y se han colocado 1.500 millones de euros, recoge Europa Press.

¿Cuál es la rentabilidad de las letras del Tesoro?

El Tesoro Público ha ofrecido un interés marginal del 3,400% por las letras un trimestre, por debajo del 3,630% de la subasta previa. El rendimiento medio ha sido del 3,374%, según el Banco de España (BdE).

En cambio, la rentabilidad marginal de las letras a nueve meses se ha incrementado ligeramente del 3,439% anterior al 3,500% de la celebrada este martes. En su caso, el tipo medio se ha situado en el 3,488%.

Debido a la moderación, los intereses de ambos activos han pasado a ser inferiores a la tasa de inflación en España, del 3,6% interanual en mayo, según la lectura preliminar del Instituto Nacional de Estadística (INE). Por tanto, invirtiendo en este tipo de letras del Tesoro Público ya no se evita la pérdida de poder adquisitivo, aunque sí se minimiza su impacto en el bolsillo.

El BCE pisó materializó el pasado jueves el primer recorte en los tipos de interés oficiales de la zona euro desde 2016 (en el caso de la referencia principal), de 25 puntos básicos. De esta manera, la tasa de depósito pasó al 3,75%.

Hasta ahora, los inversores particulares (o minoristas) habían mostrado su preferencia por las letras del Tesoro en general, debido a su alta rentabilidad y bajo riesgo, pero sobre todo por las de más corto plazo (tres y seis meses). Esto parece haber cambiado hoy ante la perspectiva de que el Banco Central Europeo no bajará de nuevo el precio del dinero en su próxima reunión, agendada para el mes que viene, y no está claro hasta cuándo seguirá manteniendo los tipos en su nivel actual.

WhatsAppTwitterLinkedinBeloudBeloud

En www.eleconomista.es