El Gobierno pide a la banca que salga al rescate de Gamesa, que reclama 3.000 millones para salvar 5.000 empleos



El Gobierno ha lanzado hoy a ltima hora una peticin a los bancos para que se involucren en el rescate del fabricante de aerogeneradores Siemens Gamesa, que pide 3.000 millones de euros para salir de la crisis en la que ha entrado y que se ha traducido en prdidas millonarias de su matriz, Siemens Energy. La empresa emplea directamente a cerca de 5.000 trabajadores en Espaa.

El futuro de Siemens Gamesa en Espaa es una prioridad para el Gobierno. Por ello, se est trabajando en una posible lnea de avales bancarios para nuevos contratos de Siemens Gamesa en el exterior, con la cobertura de Cesce por cuenta del Estado, para lo cual est en conversaciones tanto con la empresa como con los bancos potencialmente interesados, ha informado el Ministerio de Industria.

El anuncio se produce horas antes de que la empresa confirme prdidas millonarias como antesala de un severo plan de ajuste que ser comunicado el prximo lunes. En los ltimos das, el fabricante de aerogeneradores Siemens Gamesa ha pedido al Gobierno un rescate de 3.000 millones de euros para enjugar las prdidas millonarias en que ha incurrido y reestructurar as su presencia en Espaa. Fuentes conocedoras de las conversaciones indicaron ayer que en los ltimos das la negociacin entre la empresa y el Ejecutivo se han acelerado con interlocucin por parte de los ministerios de Industria, Transicin Energtica, Asuntos Econmicos y la Oficina Econmica de la Moncloa, dirigida por Manuel de la Rocha.

La frmula del rescate millonario al gigante industrial est an por definir. El Gobierno enumera instrumentos a su alcance, pero consistira en una lnea financiera que complementara las de 12.000 millones de euros que ya hoy anunci el Gobierno alemn, un da antes de que la matriz, Siemens Energy, presente este mircoles sus resultados. De esos 12.000 millones de euros facilitados por bancos, el Estado alemn pondr sobre la mesa avales por valor de 7.500 millones de euros. Sin esta garanta pblica, la financiacin de Siemens Energy sera ms que complicada, ya que su deuda ha sido rebajada por agencias de calificacin como Standard&Poor’s, situndola en perspectiva negativa precisamente por las dificultades de Gamesa.

An as, el acuerdo que se ha estructurado en Alemania y que incluye bancos, Estado y al gigante tecnolgico Siemens est an por concluir en Espaa. La crisis que estall el pasado verano ha sorprendido al Ejecutivo de Pedro Snchez en funciones y se da la circunstancia de que interlocutores actuales de la empresa podran no figurar en la renovacin de carteras que podra realizarse a finales de esta semana o principios de la que viene.

Fuentes al tanto de las conversaciones indicaron que Gamesa, dirigida por Jochen Eickholt, ha rechazado la posibilidad de incluir proyectos industriales de la compaa en un Perte como el de Energas Renovables financiadas con fondos europeos para optar directamente a lneas, avales o crditos en los que podra jugar un papel relevante el Instituto de Crdito Oficial (ICO).

A cambio de esta ayuda, la empresa moderara el alcance de una reestructuracin que parece inevitable aunque los gobiernos vasco y navarro y los sindicatos, con UGT al frente, han pedido que la condicin para que la empresa acceda a ayudas pblicas sea garantizar el empleo.

La empresa alemana dar hoy el pistoletazo de salida a esta nueva etapa al dar cuenta a sus accionistas de las prdidas en las que ha incurrido y la inyeccin de liquidez que tiene garantizada en Alemania. El prximo 21 de noviembre ha citado a inversores y analistas para detallar el plan estratgico con el que pretende salir de nmeros rojos y en el que se ver hasta qu punto las ayudas financieras son capaces de amortiguar el golpe en las plantillas de cada pas.

Paradjica transicin

En cualquier caso, no deja de ser paradjico que, en medio de un proceso global de transicin hacia las energas renovables que dispara los pedidos de infraestructuras, el tercer mayor fabricante de aerogeneradores del mundo se hunda en las prdidas hasta el punto de necesitar un rescate pblico de 15.000 millones de euros.

De hecho, la situacin de Gamesa es la ms grave pero no exclusiva en un sector industrial en problemas financieros por retrasos de permisos administrativos para arrancar proyectos, costes de fabricacin disparados por la inflacin en los precios de los materiales, competencia por parte de potencias emergentes como China y cuellos de botella en las cadenas de suministro.

Pero la presin para competir entre fabricantes y hacerse con los pedidos de empresas energticas le ha pasado a Gamesa la factura ms alta. Ya en verano, la compaa descont ante el mercado un impacto de ms de 1.000 millones (que despus elev al entorno de los 2.000) por problemas tcnicos de algunas series de sus mquinas, en concreto en la plataforma 5X, con la que Gamesa esperaba ofrecer a sus clientes mayor eficiencia sobre sus competidores. En trminos industriales se tratara de un desastre similar al que fabricantes de otros mbitos como Boeing han sufrido por acelerar la produccin de modelos como el 737 MAX hasta el punto de entregar aparatos que ms tarde tuvo que revisar, adems de indemnizar a los clientes y reformar su proceso en fbrica en un plazo de tres aos. Los fallos detectados en las turbinas ya instaladas por Gamesa han tenido un efecto similar.

Segn fuentes del sector, estas deficiencias impediran a la empresa cumplir con los compromisos de eficiencia firmados con sus clientes, que garantizan para sus productos entre un 95% y un 97% de actividad y generacin de electricidad en las horas de viento. Este porcentaje se vera reducido debido a esos problemas tcnicos, lo que obligar a la empresa a indemnizar a sus clientes.

Con 4.800 empleados en Espaa, fundamentalmente en Pas Vasco y Navarra, el impacto de la desaparicin del principal fabricante de aerogeneradores instalado en Espaa llegara ms all, en concreto hasta el tejido industrial de proveedores que abastece las nueve fbricas integradas actualmente en la empresa. Gamesa ya ha puesto en venta ocho de estas fbricas.

En www.elmundo.es