El Ayuntamiento de Valencia aumenta su presupuesto un 8,4% pese a la rebaja fiscal



Los Gobiernos del cambio del PP y Vox de momento repiten la misma receta política presupuestaria que los del Botànic de izquierdas. Las cuentas públicas del Ayuntamiento de Valencia, como las de la Generalitat, seguirán el próximo año al alza, con 96 millones de euros más que las anteriores con Joan Ribó en la alcaldía.

En el caso de la ciudad de Turia, el incremento contrasta también con el recorte de los ingresos por la rebaja fiscal anunciada por la alcaldesa María José Catalá, que se cifra en 70 millones de euros.

El Gobierno municipal contempla un total de 1.241 millones de euros de presupuesto consolidado para el próximo año frente a los 1.145 millones de euros del año 2023. Esto supone un aumento del 8,4% respecto el año anterior. «Se trata del presupuesto más alto de la historia del Ayuntamiento de Valencia, y todo ello con la rebaja fiscal más importante de los últimos años», según destacan desde el consistorio.

Según fuentes municipales el presupuesto será aprobado por el Gobierno local el próximo lunes, por lo que aún no se han revelado las partidas que se incrementan ni cómo se compensará en la parte de los ingresos esa menor recaudación fiscal prevista por la rebaja del IBI, las plusvalías, el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica y la tasa de alcantarillado ya anunciada.

Las rebajas

En concreto, el IBI bajará un 20%, pasando de un coeficiente general del 0,723 al 0,578 para beneficiar a cerca de 400.000 valencianos, que pagarán 70 euros respecto a la media actual por ser propietarios de su vivienda. Además se amplía la bonificación aplicable a las familias numerosas, con una bonificación del 60% para las familias de carácter general y una bonificación del 90% a las familias de categoría especial.

En cuanto al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido como impuesto de Plusvalía, se aplicará una bonificación del 95% en el caso de heredar un negocio familiar, y beneficiará a cerca de 25.000 valencianos.

También el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica verá reducido sustancialmente su importe, concretamente un 8%. Se trata, además, de una bajada generalizada para todo tipo de vehículos que deja sin efecto las subidas aprobadas en los años 2019 y 2020. Al mismo tiempo, la propuesta de las ordenanzas fiscales propone reducir un 50% la tasa de alcantarillado.

En www.eleconomista.es