El 96% de la exportación china a EEUU esquiva los aranceles de Biden



Los aranceles del 100% que impuso la administración de Biden a los vehículos eléctricos chinos y otros productos y sectores estratégicos relacionados, sobre todo, con la transición energética fabricados en el gigante asiático apenas afectarán a la economía china.

Este paquete de sanciones, que asciende a 18.000 millones de dólares, afecta solo al 4,2% de los productos que Estados Unidos importa desde China. Además, Estados Unidos representa solo el 1% de las exportaciones totales de vehículos eléctricos que exporta el gigante asiático, según un informe Nomura Holdings recogido por Caixin.

En este documento explican los expertos que el impacto de esta subida tarifaria será «limitado a corto plazo». En concreto, China exportó 12.362 vehículos eléctricos a Estados Unidos el año pasado y, la gran mayoría, fueron de Polestar, según los datos del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales de China.

Muchos de los principales analistas macroeconómicos calificaron estos aranceles de «simbólicos» y que lo que buscaba Biden con ellos era arañar votos en este año electoral en Estados Unidos. El dirigente estadounidense aseguró, tras anunciar los aranceles, que su objetivo no era «pelear» contra Pekín, pero que tenía que hacer frente a las «prácticas económicas injustas y el exceso de capacidad industrial».

Estas medidas no dejaron de tensionar las relaciones bilaterales entre las dos principales potencias mundiales. El mismo día que se anunciaron los aranceles, el ministro de Comercio de China dijo que no estaba de acuerdo con esta medida que calificó «desmesurada» y reiteró que Pekín tomaría medidas «decididas» para salvaguardar los derechos e intereses de las empresas chinas.

El propio embajador de China en Madrid, Yao Jing, apeló a que sea el mercado el encargado de regular la entrada del gigante asiático en el mercado de vehículos eléctricos y reiteró que China subsidia su industria «igual que lo hacen la Unión Europea o Estados Unidos».

Pero lo cierto es que el Fondo Montetario Internacional advirtió al gigante asiático que era necesario que redujese las políticas «distorsionantes» del lado de la oferta que apoyan a los sectores manufactureros.

«El uso por parte de China de políticas industriales para apoyar sectores prioritarios puede llevar a una mala asignación de recursos internos y afectar potencialmente a los socios comerciales. Reducir dichas políticas y eliminar las restricciones al comercio y la inversión aumentaría la productividad interna y aliviaría las presiones de fragmentación. En este contexto, China debe continuar sus esfuerzos por fortalecer el sistema de comercio multilateral, en concreto, según lo establecido por la OMC», sentenció la Subdirectora Gerente del FMI, Gita Gopinath.

Si bien el aumento de aranceles sobre las baterías de iones de litio para vehículos eléctricos y sus piezas, que incluyen baterías sin iones de litio, como las de plomo-ácido, del 7,5% al 25%, no es el mayor, los analistas dijeron a Caixin que esperan que los fabricantes chinos de estos productos serán los más afectados.

China representó el 71,5% de todas las importaciones estadounidenses de baterías de iones de litio en valor en el primer trimestre de 2024, según mostraron datos de S&P Global Market Intelligence.

Los analistas esperan que el aumento tenga un mayor impacto en los exportadores chinos de baterías de iones de litio para vehículos eléctricos, que ya enfrentan obstáculos debido a las políticas de subsidios estadounidenses vigentes. Esto podría dar a sus rivales japoneses y surcoreanos una mayor ventaja en Estados Unidos, dijeron.

La UE, por su parte, todavía está investigando, pero se desmarca de EEUU y descarta aplicar «aranceles preventivos».

WhatsAppTwitterLinkedinBeloudBeloud

En www.eleconomista.es