De Cos justifica mantener los tipos por el riesgo de recesión







Si la escalada de los tipos de interés ha alcanzado la cima en el 4,5% esta semana es algo que no se sabrá hasta que se despeje la bruma que aún envuelve a los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. Uno de ellos, el gobernador del Banco de España. Pablo Hernández de Cos ha hablado con RTVE tras la decisión del BCE de dar pausa por primera vez en 15 meses a este ciclo alcista de los tipos de interés sin precedentes en la zona euro.

«Hemos tomado decisión de no aumentar los tipos de interés pero déjame que subraye dos cosas: los tipos deberán permanecer en los niveles actuales el tiempo suficientemente largo y dependerá de las circunstancias económicas», dice el gobernador.

Sobre lo último, en anteriores reuniones del máximo órgano de poder del BCE sobrevolaba el dilema sobre primar el combate total contra una inflación que seguía disparada o los crecientes síntomas de debilitamiento económico en la zona euro. El dilema, ahora, comienza a serlo cada vez menos: la decisión de mantener los tipos en el 4,5% ha sido unánime.

La sombra de la recesión

Por un lado, De Cos advierte de que la eurozona podría asomarse a una recesión técnica, lo que implica que encadene dos trimestres con crecimientos negativos: «El crecimiento económico que hemos observado en las últimas semanas es un crecimiento muy débil en el caso del área del euro. No podemos descartar incluso que se produzca una recesión que, en un principio, podría ser una recesión leve, una recesión de carácter técnico».

Por otro lado, el tono cambia algo más cuando se trata de la inflación. «Hemos visto una reducción significativa tanto del componente general como de la inflación subyacente. Esto son buenas noticias«, dice De Cos. No lo son ni mucho menos el estallido del conflicto en Oriente Próximo, que amenaza con presionar al alza los precios del petróleo y hacer más densa esa bruma que, por el momento, no deja ver con claridad si la escalada de los tipos de interés ha llegado este jueves a su fin.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, ve «prematuro» bajar los tipos de interés ante una posible recesión en la eurozona.

Tipos elevados durante un «largo tiempo»

De confirmarse las previsiones del BCE, que actualizará en diciembre, la inflación tocará el entorno del 2% por primera vez en el verano de 2024. ¿Es ese el horizonte de esa promesa de que los tipos de interés deberán permanecer en estos niveles durante un «largo» periodo de tiempo?

«Sobre esta cuestión precisamente no queremos ser explícitos. Realmente no tenemos la seguridad, no conocemos en este momento, por cuánto tiempo va a ser necesario mantener los tipos de interés para lograr ese objetivo del 2%. 

«El nivel de incertidumbre es tan grande, los riesgos son tan elevados…», admite el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, cuyo mandato expira el próximo verano. Quizá pueda despedirse con una primera bajada de los tipos que, en los mercados, se apuesta por que sea en julio. Un debate «prematuro», a su juicio.

Sorpresa en el BCE por el impacto de la subida de tipos

Por el momento, la transmisión de la política monetaria está sorprendiendo en el seno del Consejo de Gobierno por su rapidez y su fortaleza. «Esto justifica esta decisión que hemos adoptado», añade De Cos.

Según la encuesta sobre las condiciones financieras del tercer trimestre en la zona euro, la demanda de crédito de hogares y empresas sigue cayendo con fuerza, mientras que la oferta se endurece más de lo que los bancos tenían previsto. Dos tendencias que no se espera que cambien en lo que resta de año, según ese sondeo que publica el BCE.

Preguntado sobre el roto que está provocando esta escalada histórica de los tipos de interés en las cuentas de muchas familias con hipoteca, sobre todo las firmadas en los últimos seis años, De Cos esgrime la importancia de garantizar la estabilidad de precios y devolver la inflación lo más cerca posible del 2%.

«Si no hay estabilidad de precios, no hay certidumbre, la inversión es menor, el consumo es menor, la gente pierde poder adquisitivo como consecuencia de la inflación, hay inestabilidad económica y, por tanto, menor crecimiento económico, menor empleo y menor bienestar», argumenta De Cos.

Las empresas y los hogares están sufriendo en sus cuentas este alza de los tipos, pero también los estados de la zona euro con un incremento de interés que pagan por financiarse en los mercados. En la entrevista, el gobernador del Banco de España no entra a valorar si existe preocupación pero insiste en la necesidad de que países con deuda y déficit públicos elevados lleven a cabo un plan de consolidación fiscal. Preguntado sobre si a España le tocan ajustes ya el próximo año, De Cos responde: «Sin duda».

En www.rtve.es