Carpetazo a una tasa turística valenciana con mucho ruido y pocas nueces



La tasa turística valenciana ya es historia, antes incluso de que llegase a entrar en vigor. Y es que pese a que Les Corts aprobaron hace ahora poco más de un año la norma para su utilización, su aplicación no entraba en vigor hasta el inicio de 2024. Y las propias Corts, ahora con mayoría de PP y Voz, acaban de aprobar un decreto ley que tumba y anula ese impuesto que presentó el Gobierno de Mazón.

Su final vuelve a ser una muestra de lo que ha sido uno de los temas más sonados de las disputas entre los antiguos socios del Gobierno que presidía Ximo Puig. El gravamen a los turistas era una medida que Compromís y Podemos, reivindicaron durante los años del Botànic, pero que chocó con la oposición tanto del sector empresarial como con parte del Gobierno socialista, como el propio secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

Tras años de polémicas y mucho ruido, la tasa que se fijaba en la ley autonómica reducía notablemente su impacto, ya que la dejaba en manos de los ayuntamientos. La mayoría de municipios ya habían dejado claro que no la impondrían, incluidos varios de los propios partidos de izquierdas.

Durante el Pleno de Les Corts, Aitana Mas, que fuera vicepresidenta de Compromís, ha criticado que el PP se vanaglorie de «eliminar algo que no ha entrado en vigor» y ha ironizado con que «no va nadie a París, Viena, Venecia, Barcelona o Baleares» debido a este impuesto. «Hay muchísimas ciudades en todo el mundo que la tienen y no les ha supuesto ningún problema», ha aseverado la portavoz adjunta.

‘Tax free’

Con el cambio de Gobierno tras las elecciones de mayo, estaba claro que Mazón, que eligió como consellera de Industria y Turismo a la secretaria de la patronal hotelera Hosbec, Nuria Montes, que abanderó el rechazo a la tasa, derogaría la medida. El propio presidente valenciano celebró un acto con los empresarios turísticos valencianos para enarbolar el proyecto para tumbar la tasa y además incidir en el mensaje de ‘tax free’ para los grandes mercados turísticos como el británico.

Durante ese acto, la propia Montes insistió en que la medida aprobada por el Botánic era «una tremenda injusticia en forma de impuesto» que consideró «tan innecesario, como ideológico y sectario». La actual consellera aseguró que se penalizaba a «nuestro principal sector económico, el que está tirando del PIB, del empleo y de la recaudación de impuestos». La exsecretaria de Hosbec recordó que el sector valenciano aporta más de 4.000 millones de euros de recaudación de impuestos en lo que va de 2023.

En www.eleconomista.es