Bonificación de sucesiones y donaciones, deflactación del IRPF… así son los nuevos Presupuestos de Aragón para 2024



Un Presupuesto «ambicioso» y «ajustado a la realidad». Así es como Jorge Azcón se ha referido a sus primeras cuentas presentadas como presidente de Aragón, que son además las más altas de la historia de la región con 8.546 millones de euros, un 3,6% más que el año pasado.

El Presupuesto para 2024 incluye rebajas de impuestos de forma paulatina y ajustada para dirigirse a una fiscalidad más justa, al tiempo que busca mejorar la calidad de la Educación, Sanidad y los Servicios Sociales. Con estas cuentas, el Ejecutivo quiere «solucionar los problemas» de Aragón y sentar las bases para «mirar al futuro con optimismo».

Con un aumento presupuestario en Educación del 10,77%, del 10,39% en Sanidad y del 12,06% en Políticas Sociales, y más de 4.840 millones en total para estas tres áreas, Azcón ha recalcado que las cuentas no tendrán «infradotaciones» como las que hacía el gobierno anterior, que después «tenía que cuadrar a martillazos», ha dicho, antes de destacar los 150 millones destinados a Dependencia o el aumento de las políticas de despoblación que dirige Vox.

Así las cosas, este mismo lunes el Consejo de Gobierno Extraordinario ha aprobado el proyecto de Ley de Presupuestos para la Comunidad Autónoma de Aragón para 2024. Al tiempo, el consejero de Hacienda y Administración Pública, Roberto Bermúdez de Castro, ha entregado el Proyecto de ley a la presidenta de las Cortes autonómicas, Marta Fernández, en el Palacio de La Aljafería, para iniciar su tramitación para que entren en vigor el 1 de enero.

«No vamos a hacer experimentos, ni una rebaja fiscal que ponga en duda los servicios públicos», sino que se llevará a cabo «de manera gradual para que las cuentas tengan estabilidad», ha destacado Bermúdez de Castro.

Bonificación de Sucesiones

Las cuentas planteadas para el próximo ejercicio contemplan una bonificación del 99% del Grupo I en el Impuesto de Sucesiones, lo que significa que los contribuyentes mayores de 18 años y menores de 21 años que hereden una cantidad menor de 600.000 euros, vivienda exenta, no estarán obligados a pagar la contribución del impuesto.

Asimismo, se bonifica el impuesto al 99% a los Grupos I y II en lo relativo al Impuesto de Donaciones, que hasta ahora era del 65%. De este modo, los descendientes mayores de 21 años, cónyuges, ascendientes y adoptantes, estarán exentos de pagar esta tasa hasta un máximo de 500.000 euros a partir del próximo 1 de enero de 2024.

El Gobierno regional introduce además para el próximo año el incremento del mínimo exento del Impuesto de Patrimonio, que en la actualidad situado en la comunidad autónoma en 400.000 euros. De esta manera, dicha cantidad se equiparará a los parámetros establecidos por la legislación nacional, situándose en los 700.000 euros. Además, su aplicación contará con carácter retroactivo al 1 de enero de 2023, de manera que los contribuyentes podrán notar dicho beneficio en la próxima liquidación del impuesto, en junio de 2024.

Deflactación del IRPF

Por otro lado, para avanzar hacia una fiscalidad justa, el Gobierno de Aragón ha incluido en los presupuestos del próximo año la deflactación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Así, siguiendo los pasos de la Comunidad de Madrid, el Ejecutivo aragonés reducirá los tramos autonómicos de este impuesto hasta los 50.000 euros para ajustar la contribución al coste real de la vida, beneficiando a 730.000 aragoneses.

En el mismo marco, se introduce la deducción del 25% sobre el IRPF de los gastos derivados de las actividades extraescolares que reciben los menores aragoneses, una medida no existente hasta el momento. Así, los contribuyentes podrán deducirse las cantidades destinadas al pago de las clases de apoyo o refuerzo recibidas por sus descendientes, en horario extraescolar, de materias englobadas en Educación Infantil, Educación Básica Obligatoria (ESO) y Formación Profesional Básica, impartidas tanto en los propios centros educativos como en centros externos, sean públicos o privados.

Impuestos ambientales

El Gobierno de Aragón ha decidido poner en marcha en sus cuentas de 2024 dos nuevos impuestos medioambientales, sobre la explotación de parques eólicos y parques fotovoltaicos en Aragón, así como a la modificación del Impuesto Medioambiental sobre las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión vigente en la región.

El objeto de estas tasas es el de proteger, conservar y mejorar el medio ambiente basándose en la consideración de que, si bien la energía eléctrica derivada de las instalaciones eólicas y fotovoltaicas, fuentes de energía renovable e inagotable, es considerado un activo que debe ser estimulado por los poderes públicos, los procesos de producción y transformación de este tipo de energía no son inocuos para el medioambiente.

En www.eleconomista.es