Así será la subida de las pensiones en 2024 según la previsión del Gobierno

[ad_1]

El Estado paga más de 10 millones de pensiones contributivas al mes, prestaciones todas ellas que se verán revalorizadas a principios de año y que en este momento ya suponen un gasto mensual de 12.000 millones de euros, un 11,6% del Producto Interior Bruto (PIB).

Esta subida anual se hará en base a la evolución de la inflación. Desde 2022 y la entrada en vigor de la primera pata de la ‘reforma Escrivá’ de las pensiones, los incrementos en las pensiones no son una decisión política y se ciñen al Índice de Precios al Consumo, el IPC.

Antes la subida de las pensiones era discrecional y dependía de la decisión del Gobierno que estuviese en el poder, pero con la entrada de 2022 se pasó a un sistema automatizado en el que los aumentos de las pensiones dependen de la evolución de la inflación durante todo el año. El objetivo de este sistema es que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo.

La Ley 21/2021, de 28 de diciembre (puede consultarla en este enlace del Boletín Oficial del Estado) contempla la modificación del artículo 58 de la Ley General de la Seguridad Social para garantizar que los pensionistas no pierdan su poder adquisitivo.

La clave está en el artículo 58.2, en concreto, que reza lo siguiente: «Las pensiones de Seguridad Social, en su modalidad contributiva, incluido el importe de la pensión mínima, se revalorizarán al comienzo de cada año en el porcentaje equivalente al valor medio de las tasas de variación interanual expresadas en tanto por ciento del Índice de Precios al Consumo de los doce meses previos a diciembre del año anterior«.

Es lo que sucedió con la entrada de 2023 y tras un 2022 con una inflación salvaje por el aumento de los costes de la electricidad y los efectos económicos de la guerra en Ucrania: el Estado asumió una revalorización del 8,5% para que los pensionistas no perdiesen poder adquisitivo, una subida inimaginable en otro contexto.

Así subirán las pensiones en 2024

Sea como fuere, es tiempo de hacer cuentas de cara a la próxima revalorización, que será en enero de 2024. La inflación ha dado un respiro a los ciudadanos y también al Estado, que aumentará las pensiones en un porcentaje sensiblemente menor al de 2023.

Recientemente se supo el dato de la inflación para el mes de octubre: un 3,5% que sorprendió al romper una racha de subidas y ser tres décimas menor a lo esperado. Sin embargo, el dato que hay que tener en cuenta es la inflación interanual y todavía no disponemos de ese dato porque falta por conocer el dato de la inflación correspondiente al mes de noviembre.

Con todo, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ya ha elaborado proyecciones. El departamento que dirige José Luis Escrivá en funciones ha previsto que las pensiones aumentarán entre un 3,5% y un 4,5%. La previsión es que las pensiones aumenten en torno a un 4%, lo que sería la segunda revalorización más alta de la historia, solo por detrás de ese histórico 8,5% del año pasado.

Esta subida tendría un efecto inmediato en las pensiones: la pensión media de jubilación experimentaría una subida de 55 euros (más de 1.400 euros al mes) y la pensión media del sistema aumentaría cerca de 38 euros mensuales para llegar a los 1.250 euros al mes.

En www.eleconomista.es