América Latina deberá invertir 150.000 millones de dólares en energías limpias para cumplir metas | Economía | América



El salar de Maricunga, una de las reservas más grandes de litio, en junio de este año en Copiapó (Chile).Javier Martín (EFE)

Para cumplir con los compromisos de reducción de emisiones de carbono que hicieron los países latinoamericanos la región debe duplicar la actual inversión en proyectos de energías limpias y renovables, según un informe Agencia Internacional de la Energía (IEA, por su sigla en inglés), un organismo vinculado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El miércoles, la agencia publicó su primer estudio especializado en las perspectivas energéticas de los 33 países que conforman la región, una señal de que las reservas de litio, cobre y plata son cada vez más relevantes para la transición energética global.

“La inversión en la región debe aumentar sustancialmente”, indica un adelanto del reporte publicado el miércoles. “Para cumplir los compromisos, la financiación de proyectos de energías limpias debe duplicarse de aquí a 2030 hasta alcanzar los 150.000 millones de dólares y quintuplicarse de aquí a 2050″.

Latinoamérica alberga la mitad de las reservas mundiales de litio y más de un tercio de las reservas de cobre y plata, mineral y metales necesarios para la electrificación de la industria y el transporte. Distintos gobiernos, mayoritariamente en economías avanzadas, están promoviendo la electricidad alimentada de fuentes renovables o limpias como alternativa a los combustibles fósiles, como la gasolina. La Unión Europea, por ejemplo, ha fijado 2035 como el último año en que se venderán coches de combustión. Estas políticas están impulsando el precio de estas materias primas, por lo que América Latina está surgiendo como potencial protagonista en la transición energética.

“Creciente incertidumbre geopolítica y de aceleración de las transiciones energéticas, una extraordinaria dotación de recursos energéticos y minerales además de un historial de liderazgo en energías limpias posicionan a América Latina y el Caribe para desempeñar un papel cada vez más influyente en el sector energético mundial”, señala el reporte de la IEA. El avance de la producción de vehículos eléctricos en China ha sido tal que la Unión Europea ha acusado al país asiático de “prácticas predatorias” y analiza imponerles aranceles.

La IAE incluye cuatro recomendaciones para los Gobiernos para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía: acelerar la adopción de energías renovables, avanzar en la electrificación de la industria y el transporte, impulsar la eficiencia energética para moderar el crecimiento de la demanda e impulsar el acceso a soluciones limpias para cocinar. “Notablemente, la aceleración de las energías renovables representa el 40% de la brecha de emisiones comparadas con las previstas basadas en las políticas actuales y un escenario en el que se cumplan los compromisos anunciados”, resume el comunicado.

El reporte llega en un momento de tensión en Centroamérica en torno a la minería para la electrificación. Después de que el Congreso en Panamá extendiera un permiso a una empresa canadiense para explotar la mina de cobre más grande de la región, miles de ciudadanos salieron a protestar, dejando sectores enteros en parálisis.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

En elpais.com